martes, 20 de enero de 2009

" El sueño"

Una vez, tuve un sueño...
¡ Un sueño muy bonito !
Pudo haber sido grande,
pero se quedó chiquito.
Llegó como flor de primavera,
como rosa principesca.
Y encendió como la yesca,
hasta la más yerma quimera.
En el puño muy cerrado,
lo guardé celosamente.
Ni tan siquiera la mente,
podía abrir el candado.
Quise que conociera a la luna,
amiga del alma mía.
Y lo arropé, para la noche fría,
con la estrella que brilla como ninguna.
En mi alma de cruzado,
lo abotoné con ternura.
Era un sueño de locura,
dejando el día a día de lado.
Viviendo en las entretelas
de pliegues de seda pura,
pasé una y más amargura
y sufrir el duermevela.
Al abrir el puño un día,
el sueño, ya no estaba.
Se me quedó la sangre helada
y empezó la terrible agonía.
Mi sueño, ya no era mío,
se me había evaporado.
Lo vi en otro tejado,
y no tenía el semblante sentío.

No hay comentarios: