jueves, 25 de junio de 2009

MERCEDES PINTO - La Poetisa Canaria -.




MERCEDES PINTO (1883-1976)


En 1924 una escritora canaria abandona España con dirección a Montevideo: se llama Mercedes Pinto y las circunstancias políticas del país la han conducido irremediablemente al exilio.

Conocida por su primer libro de versos, sus actividades políticas, sus ideas feministas y por una polémica conferencia pronunciada en la Universidad Central de Madrid (El divorcio como medida higiénica), el resto de su obra literaria (novelas, poesía, teatro y una amplia producción periodística) se irá desarrollando en los distintos países de Hispanoamérica donde residió hasta su muerte en 1976.

En Uruguay, punto de arranque de su trayectoria americana, tiene lugar precisamente la escritura y la representacion de Un señor... cualquiera, obra dramática estrenada en el célebre Teatro Solís de Montevideo en 1930, con una extraordinaria recepción entre la crítica.

Breve reseña biográfica

Mercedes Pinto nace el 12 de octubre de 1883 en Santa Cruz de Tenerife. Desde pequeña destacan sus dotes literarias y manifiesta una gran creatividad.

A la edad de 14 años es conocida como la “Poetisa Canaria”. Ya en esta época obtuvo galardones en diferentes concursos de ámbito regional.

En los años 20 llega a Madrid y traba amistad, entre otros, con Ortega y Gasset y Carmen de Burgos. Empieza a colaborar en prestigiosos diarios y revistas españoles como Prensa Gráfica, La Acción, o Lecturas, siendo también secretaria de la revista Los Ciegos. En esta época publica su primer libro de versos Brisas del Teide.

El hecho que marcó su trayectoria y su posterior peregrinaje fue la innovadora ponencia que leyó en la Universidad Central de Madrid en 1923: El divorcio como medida higiénica, motivo directo de su exilio bajo las amenazas del dictador Primo de Rivera.

Decide marcharse a Uruguay donde dispuso de cargos especiales en el Gobierno de Uruguay, siendo la primera mujer oradora del gabinete. Fundó la famosa “Casa del Estudiante” para la promoción de la cultura de las clases populares, donde tuvo como invitado a personalidades de la talla de Rabidranat Tagore, Luigi Pirandello o Alfonsina Storni.

En esta época escribió su novela más conocida, El, que fue llevada por Luis Buñuel al cine en 1952, y otras obras como Cantos de muchos puertos o Un señor cualquiera. Trabajó en revistas como Mundo Uruguayo y en el periódico El Día. Creó su propia compañía de teatro, y con la enorme fama adquirida como periodista, oradora, feminista, pedagoga y conferenciante decide recorrer otros países americanos como Argentina, Chile, Paraguay y Bolivia.

En todos ellos Mercedes desarrolló una intensa actividad como oradora y dramaturga, manifestándose como una gran defensora de los derechos de las mujeres, la clase obrera, y la modernización de la educación. Durante su estancia en Chile, Pablo Neruda le dedicaría los versos que hoy son el epitafio de su tumba en el Panteón Jardín de México. Fue en este país donde publicó también su segunda novela, Ella, reeditada también durante sus años de vida en Cuba, país en el que junto a las actividades descritas ocupó el puesto de Educadora de Conferencistas.

Mercedes Pinto murió en México D.F. en octubre de 1976, a la edad de 93 años. Hasta el momento de su muerte mantuvo una intensa actividad periodística, publicando sus últimas colaboraciones en el suplemento Los Jueves de Excelsior.



MERCEDES PINTO:
Grilletes en los pies, venda en los ojos;
Prohibidas la acción y la palabra;
En las puertas fortísimos cerrojos
Y castigo ejemplar al que las abra...
Podrán tu cuerpo aprisionar feroces,
Tu boca amordazar como a las fieras,
¡pero no te podrán quitar los goces
de pensar y adorar lo que tú quieras!”



PABLO NERUDA:
Mercedes Pinto vive en el viento de la tempestad,
con el corazón frente al aire.
Enérgicamente sola,
urgentemente viva.
Segura de aciertos e invocaciones,
temible y amable en su trágica
vestidura de luz y llamas.

10 comentarios:

Any dijo...

No la conocía (a pesar de que contás que anduvo por esta parte del mundo y de que me gustan mucho las poetisas de ese período Storni, Ibarbourou, Mistral, Agustini ...).
Me gustó el verso que elegiste para ilustrar el post, tiene fuerza; y que el maestro Neruda le haya dedicado esas palabras habla de lo importante que debe haber sido esta mujer.
Un abrazo desde el sur

Balamgo dijo...

Efectivamente, es una mujer muy importante dentro de las letras canarias.El problema como siempre, es el exilio forzoso y el olvido.
Las mujeres de hoy en día, dentro del contexto nacional, algo le deben de agradecer a Mercedes.
Un saludo cariñoso.

ADELFA MARTIN dijo...

¡Eres un sol amigo!, NOS TRAES UNAS VERDADERAS JOYAS, que bueno que rescates estos tesoros, desconocidos para la gran mayorìa.

Un abrazo

Neogeminis dijo...

Debe haber sido una luchadora, una gran mujer, no la conocía, pero solamente con ese excelente título "El divorcio como medida higiénica" ya aplaudo su obra! jejeje


saludos!

P.D
parece ser que es merecido el homenaje!

Nancy dijo...

Es increíble cómo hay tanto nombre de mujer en la literatura que yo desconozco... ay, a veces me siento tan ignorante.
¿Hay copia de su polémica conferencia? Voy a seguir buscando su poesía, me recuerda mucho a Savador Díaz Mirón. Saluditos y apapachos

Balamgo dijo...

Adelfa,
Cierto, es un joya de mujer.Muy importante y con un predicamento en su época nada usual.
Un abrazo.

Neo,
Cuando algo te afecta, luchas hasta la extenuación para conseguir un fin más positivo.El primer matrimonio no fue muy positivo, la casaron con un señor con problemas mentales y, luchó con denuedo hasta poder conseguir verse libre.

Nancy,
Creo que en el buscador(google) puedes encontrar cosas suyas. Me da la impresión, que también su famosa conferencia.
Un abrazo cariñoso.

Mercedes dijo...

Vaya poema con fuerza el de Mercedes Pinto. No conocía su pluma y, de veras, ha sido todo un descubrimiento. Gracias a ella, ya sé lo que nadie me podrá quitar nunca.
Un abrazo, Balamgo y gracias.

Alfredo dijo...

Muchos hombres y mujeres tuvieron que dejar este país por no tener el mismo concepto de las cosas que los vencedores. Una pena para este país.

Otra mujer extraordinaria que conozco gracias a ti.

Un abrazo!!

Mateo Bellido Rojas dijo...

Hola, Balango.
Cuántas mujeres fueron silenciadas por los regímenes autoritarios. La libertad, cuantos crímenes se cometieron en su nombre. Y en la mujer siempre se ensañaron.
UN descubrimiento para mí. Ni cuando estuve meses en Tenerife oí hablar de ella...o yo estaba ciego y sordo por la mordaza de la vida cuartelera.
Un abrazo.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Balamgo, siempre es una alegría descubrir a otra mujer de las letras, para muestra; el bello poema que incluyes. Mujer que intuyo lluchadora, con firmes convicciones, dispuesta a no callar, dispuesta a regalar poesía.
Gracias por descubrírmela, gracias también por el delicado poema de Neruda a la amiga.
Un placer ha sido, bsito, natalí