domingo, 1 de noviembre de 2009

"EPICTETO" FILÓSOFO GRIEGO.


"La vida feliz será imposible mientras no simplifiquemos
nuestros hábitos y no moderemos nuestros deseos"

DESEO

"No pretendas que las cosas ocurran como tu quieras.Desea,
más bien,que se produzcan tal como se producen, y serás feliz".

VERDAD

"La verdad triunfa por sí misma, la mentira, necesita siempre
complicidad".

ESPERANZA

"Un barco no debería navegar con una sola ancla,ni la vida con
una sola esperanza".

FELICIDAD

"La felicidad no consiste en adquirir y gozar, sino en no desear nada,
pues consiste en ser libre".

AMIGOS

"El infortunio pone a prueba a los amigos y descubre a los enemigos".


EPICTETO (c. 55 d.C.-135 d.C.), pensador griego cuya filosofía del estoicismo resaltó la libertad, la moral y la humanidad. Epicteto quizá nació en Hierápolis, Frigia (hoy en Turquía). Aunque era de origen esclavo, de joven estudió los escritos de los estoicos y después de conseguir su libertad fue a enseñar filosofía a Roma hasta el año 90 d.C. En esta fecha el emperador romano Tito Flavio Domiciano, temeroso de los peligros que a su parecer entrañaban las enseñanzas de los estoicos, envió a Epicteto y a otros filósofos al exilio. Epicteto se instaló en Nicópolis, al sur de Epiro, donde murió.

Las enseñanzas de Epicteto se han conservado en dos obras compiladas por su alumno, el historiador y filósofo griego Flavio Arriano: Manual de Epicteto, que se conserva completo, y las Disertaciones o Diatribas, de las que se guardan cuatro de los ocho libros que las componían. Según estas obras, Epicteto estuvo muy interesado por el problema de la moral —definir el bien. Afirmaba que los humanos son seres limitados e irracionales, pero que el universo, regido por Dios a través de la razón pura, es perfecto. Como los seres humanos no pueden conocer ni controlar su destino, deben dejar de esforzarse en conseguir el conocimiento del sentido de este mundo y, en su lugar, aceptar con paz de espíritu el hecho de su propia impotencia ante el destino. Como corolario de esta doctrina, Epicteto mantuvo que los seres humanos, han de ser tolerantes con los errores de los demás a causa de su propia debilidad.

8 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

Con los demàs tòpicos, estoy de acuerdo, pero en cuanto al deseo, me parece una actitud conformista....que hubiera sido de este mundo sin los luchadores por hacer/y lograr, que las cosas pasaran...

abrazos

CAS dijo...

Todo exceso resulta desafortunado. Tampoco podemos andar con un balanza, pero un poco de todo, como en el buen comer, hace que estemos bien aliemantados de cuerpo y espíritu. Viene muy bien reflexionar y oir a estos pensadores, porque nos permite mover el fiel de la balanza, esa, en la que a veces sopesanos nuestro devenir, para vivir en armonía. No pedir demasiado está bueno, acorta nuestra frustración, pero el deseo por algo nos mueve y motiva, y de esa forma crecemos y avanzamos.
Un fuerte abrazo amigo, en esta tarde de domingo que tiene la dulzura de que mañana es un dia libre de presiones laborales.

Nancy dijo...

Cuánta sabiduría, qué forma más hermosa de entender y vivir la vida. Me encantó tu entrada.
Apapachos

Neogeminis dijo...

Sorprende pensar que pensamientos escritos hace tanto tiempo conserven tanta vigencia.
Gracias por traerlos hasta aquí.


un abrazo!

Any dijo...

Me gustó el pensamiento sobre la felicidad, tiene razón, el deseo te condiciona y te presiona. Uno sería mas libre y mas feliz sin el.
un abrazo

Maat dijo...

Hola Balamgo.

Me ha complacido leer el contenido de tu entrada. Todas las definiciones me han parecido dignas de tener en cuenta, pero la que más me ha gustado ha sido la de la felicidad. Si fuéramos capaces de actuar asi..

Gracias por traerlo a tu blog.

Un abrazo, Balamgo.

Balamgo dijo...

Adelfa, Cass,Nancy, Neo, Any y Maat:
Gracias por vuestra visita. Me congratulo que les haya gustado mi post de citas de siempre.
Un abrazo para todas.

mar dijo...

Hola Balamgo
Muy buenas las citas, lo increible es que parece que están hechas hoy en día en vez de hace tantos años.
A mí me encanta una que dice "Lo mismo tarda uno en ver el lado bueno de la vida que el malo", se la suelo decir mucho a mis hijos e incluso la modifico y les digo que lo mismo se tarda en hacer las cosas bien que mal, a veces incluso menos, (refiriéndome a sus deberes, porque cuando están mal se los mando hacer de nuevo jajajaja)
Un saludo de Mar