jueves, 24 de marzo de 2011

Vivencias de Greta.




Elegí un buen día para ir a la cafetería Paraíso a tomar café. Sentada en la minúscula mesa, al borde del paseo del acantilado ubicado en la parte alta de la ciudad. Me distraía observando el ir y venir de la gente moviéndose de un lado para otro, haciendo sus cosas, mientras me fumaba un aromático café creme holandés

Encontrándome ensimismada en mis pensamientos, no noté la presencia del camarero que traía la tarta de manzana y el café largo que había pedido un momento antes. Reclamó mi atención amablemente y puso encima de la mesa lo que le había pedido. Amablemente le agradecí el servicio y me puse a remover el azúcar de la taza de café.

Distraídamente removía parsimoniosamente el café con la pequeña cucharilla, mientras que al mismo tiempo, por encima de las gafas de sol, miraba de una manera indefinida hacia la escalinata que tenía enfrente. Me llamó poderosamente la atención alguien que bajaba la escalera. Lo contemplé extasiada disfrutándolo y siguiendo hasta el más mínimo detalle sus movimientos rítmicos y acompasados, que irradiaban sensualidad, todo el cuerpo con aspecto deportivo que la bajaba. Sin lugar a dudas, era el complemento perfecto para cualquier tarde después del café. Pero al mismo tiempo pensé: “no está hecha la miel para la boca del asno”

Casi me da un pasmo al ver que semejante monumento, cogía una silla próxima a mi mesa y se sentaba enfrente de mí. Intenté por todos los medios, hacerme la distraída y que él no notase que lo observaba. Aunque discretamente seguía haciéndolo. Al mirar de reojo y verlo sentado a horcajadas frente a mí, con esa postura erótica y sugerente, casi me pasa como el radiador del coche; que por exceso de calor sale el agua a borbotones.

Tremenda fue mi sorpresa, al percibir que clavaba su mirada en mí. Miré de izquierda a derecha, para comprobar que no era una ilusión mía, y que el destinario estuviese por allí cerca, pero verifiqué que no me confundía y era para mi persona.

Teniéndolo tan cerca, no pude reprimirme de hacerle un estudio más exhaustivo. No sobrepasaba los treinta años y sin ser una persona guapa, tenía un punto de atractivo muy interesante, irradiaba sensualidad por todos los lados. Lo reconozco y lo digo sinceramente, muy deseable.

Mientras me fumaba otro purito, elucubraba sobre lo conveniente o

inconveniente de la situación. Asaltándome una duda moral. Si era legítimo

que una señora de más de cuarenta años, se comportara como una adolescente, viviendo una tesitura y situación de comportamiento no muy acorde con su edad, según los cánones sociales establecidos. Aunque no recordaba haber vivido una situación tan placentera y semejante en muchos años, y que me hacía sentir más joven y genial.

Tan ensimismada estaba en mis cavilaciones, que prácticamente no me di cuenta que se acercaba a la mesa, y con mucha discreción me dejó un papelito encima de la mesa, obsequiándome con una gran sonrisa.

Antes de abrir y leer la nota, ya presentía el contenido de la misma. En ella había escrito su nombre y número de teléfono. Escribiéndome a continuación: “por favor, no dejes de utilizarlo y llámame”

12 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Una situación así, ¡se vive!, abajo los moralismos que las polillas nos comen los cuarenta y tantos. Prefiero ser una pecadora confesa, que una santa con remordimientos de conciencia...
Un beso.

Alfredo dijo...

¿Y por qué no?

Fibonacci dijo...

Una situación dificil...yo una vez lo intenté con una señora más mayor que yo,mi número de telefono y casí la misma frase en un papel,me tenía alusinado cada vez que la veia,sabia que era separada, pero que tenía pareja, yo parecia un niño a su lado...al final, justo cuando le iba a dar la nota al pasar delante mia, me arrepentí, nunca había sido mi tactica, era como si me anunciara como un puto y le ofrecia mis servicios...ni corto ni perezozo me acerqué a ella,le dije lo que tenía que decirle, se quedó pasmada y con dos intentos más posteriores, la invite a un café y me la lleve a la cama.
Yo me hubiera acercado hasta tí,te pediria permiso para sentarme a tu lado y nada de dejar una nota...un saludo

Natàlia Tàrraco dijo...

Greta me cae muy bien.
!Sorpresas nos da la vida, ay, ayy!
No debemos despreciar estos momentos a la edad que sea, si la belleza está para verla sin tapujos, y no cabe menospreciarse a una misma, porque nunca se sabe.
Ánimos a marcar el númerito y...
Un cafelito muy sabroso Balamgo.

Elchiado dijo...

estamos esperando la segunda entrega...

Neogeminis dijo...

Se me ocurre que este"monumento" va a cobrar por sus servicios! jejeje...veremos qué hace Greta con este regalo que le ofrece el destino!

Saludos.

Mateo dijo...

Ohhh, Greta es una señora de muy buen ver, madurita, pero muy atractiva...Apetecible para cualquier hombre...Pero ese gigoló, parece que lo estoy viendo, sabe que ahí hay cantera para seguir viviendo del cuento, y de las señoras...No te ofendas, Greta, así es el mundo en el que vivimos.
Un abrazo,y disfruta todo lo que puedas que son dos días.

YOLITA dijo...

Creo que a cualquier edad..si no se es comprometido/da....se pueden disfrutar los momentos bellos que nos brinda la vida..porque esta misma en un soplo se nos va...y que pena..no degustar de ese saborcito..
Me encantò leerte
Te saludo desde Cali-Colombia

San dijo...

Greta no tienes compromisos, solo ella y su decisión, pues a marcar el número y a descubrir que sucede.
La vida son tres días y dos ya están vividos, a disfrutar.
Besos Balango.

Mahon dijo...

Your text and pictures are very good !! :))
This place seems very pleasant !

Bye**

deletrasarte dijo...

Una escena que por repetida que fuere, no deja de ser interesante, tu pluma -mediante-
Muy agradable de leer.
saludos fraternales
deletrasarte

AomaraLuz dijo...

Los momento como éste son los que hacen que la vida tenga chispa... Un monumento de hombre, la sensualidad resumida en un papel. Si no lo llamas nunca sabrás cual era su intención en un sentido o en otro y por qué no se va a armar de buena fe?

Saludos.