lunes, 23 de mayo de 2011

Comienza un Lunes


La eternidad por fin comienza un lunes
y el día siguiente apenas tiene nombre
y el otro es el oscuro, el abolido.
Y en él se apagan todos los murmullos
y aquel rostro que amábamos se esfuma
y en vano es ya la espera, nadie viene.
La eternidad ignora las costumbres,
le da lo mismo rojo que azul tierno,
se inclina al gris, al humo, a la ceniza.
Nombre y fecha tú grabas en un mármol,
los roza displicente con el hombro,
ni un montoncillo de amargura deja.
Y sin embargo, ves, me aferro al lunes
y al día siguiente doy el nombre tuyo
y con la punta del cigarro escribo
en plena oscuridad: aquí he vivido.

15 comentarios:

enletrasarte dijo...

donde más?
Donde vivir sino en el pretil de la eternidad, aferrándonos al amor...ese sentimiento pagano y ardoroso que nos da por idealizar!
Un abrazo al tiempo que os felicito por tan sentidas letras

rosa_desastre dijo...

Hacia una eternidad que un poema no me causaba tantas y tan preciosas sensaciones.
Un beso

Elchiado dijo...

Hermosas letras, sentidas, desde luego. Gracias por traerlas un lunes (sientan bien)

un abrazo

Elchiado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
OceanoAzul.Sonhos dijo...

Gostei! A vida se eterniza com momentos que nos marcam.
Um abraço
oa.s

Natàlia Tàrraco dijo...

Necesitamos dejar huellas en un muro, con la punta del cigarrillo escribimos, aunque sea el martes del olvido.
Mármol, colores, natura, infinito ausentes, no sabes ni que así los llamamos.

Un besito.

Altea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Neogeminis dijo...

Acabo de comentarle a Mar que, precisamente, todo es según el color del cristal con el que se mira. El lunes puede ser el inicio de lo mejor que tenemos por delante!...todo es cuestión de disposición!

Un abrazo.

Sucede dijo...

Me ha encantado Balamgo!!
Un placer de lectura!
Un abrazo!!

Verónica Marsá dijo...

La eternidad es una dama muy paciente, no tiene prisa y tiene tiempo para deleitarse y reposar.

Beso y feliz tarde!

San dijo...

Me gusta este poema tuyo, aunque sinceramente yo soy más de ese día que no tiene nombre,los lunes me cuesta remontarlos,cuestión de paciencia.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

La persistente memoria del adiós.

Fibonacci dijo...

Tú encuadras en los dias de la semana, yo por el contrario en cada cumpleaño y santo una vez al año...un saludo

Ana Antón dijo...

Yo odio profundamente los lunes. Tengo mil y una razones para ello.
Carpe diem!

CAS dijo...

Hoy jueves... seguirás dando el nombre suyo?
Aquí vives, Balango, en tus preciosas letras.
un abrazo.