lunes, 2 de mayo de 2011

No siempre cuando uno quiere.


En la juventud alegremente pasaste por mi lado y no me di cuenta. Exploraba y degustaba otras cosas.

Años más tarde, regresaste de nuevo, pero me ocupaba de otros menesteres .Y pasé por ti indiferente.

Ahora en la senectud te busco denodadamente y con insistencia, pero tú ya no pasas por mi vera.

16 comentarios:

aina dijo...

Sí, el tren de las oportunidades,sin horarios y tan silencioso siempre que, a veces, pasa desapercibido por nuestra vera.

OceanoAzul.Sonhos dijo...

A juventude que muitas vezes nos passa ao lado, e mais tarde nos deixa vontade de voltar.
Abraço
oa.s

Sucede dijo...

A veces no se llega a tiempo, más si es algo que una vez se va, no vuelve.
Muy sugerente Balamgo!
Un saludo!!!

Andres Rueda dijo...

Cada tiempo tiene su encanto..y ahora disfutamos de otras juventudes con mas experiencia..

Un abrazo amigo

Andres

Sneyder dijo...

Pasa la vida, dejamos pasar trenes sin subirnos a él esperando encontras el que nos lleve a probar otras cosas….y desaprovechamos el que realmente teníamos que haber subido….

Un cordial saludo

Fibonacci dijo...

La edad pasa raudamente,la juventud se ha alejado y ahora en el ocaso, nos damos cuenta que sin enterarnos se ha evaporado...¿Que edad es la que nos hace pensar en esos años? Pasa la vida iguál que el rio cuando llega al mar...muy buena reflexion...un saludo

Elly dijo...

Cuanto más buscas algo, menos lo encuentras. Akuna Matata.

¡Un saludo!

Natàlia Tàrraco dijo...

Sucede, escoger en cada etapa las prioridades, luego, más tarde echamos en falta lo que no escogimos, pero a lo hecho !pecho!
Habrá que buscar cueles son los tesoros de la senectud, sin dejarlos pasar de largo que no quedan muchas oportunidades.
Si se degustaron otras cosas, bien que valieron, y los menesteres que nos ocuparon ¿no fueron vida vivida?

Balambo, miro la orilla de ese mar y encuentro en él motivos para seguir nadando.
Excelente meditación, detengo mi paso y pienso, nunca sobra, gracias, besito.

Toni Barnils dijo...

Ocurre amenudo que pasa, pasa, lo vemos y lo ignoramos, cada uno tendrá su particular estadio...pero creo que algo queda...

Verónica Marsá dijo...

Ese es el sentido de estar en una estación viendo pasar trenes y nunca en la vida subirse a uno... Mejor subir y equivocarse de trayecto, antes que pensar en el destino...

Besito.

deletrasarte dijo...

¡Qué ingrato ha sido!
Es que luego de las primeras dos oportunidades, resulta, que es quien uno pretende a su vera...
Un descubrimiento tardío y aciago.
Tres figuras maravillosas en tan pocas palabras, un gusto..
Un fuerte abrazo

Alfredo dijo...

La vida está hecha de momentos, de oportunidades que pasan y otras que se cogen. Cada decisión nos hace un poco más pobres porque nos perdemos cosas por el camino.

Un abrazo!!

San dijo...

Vivir cada etapa disfrutando cada instante es lo ideal, pero a veces estamos tan "distraidos" que no vemos las oportunidades que se nos ofrecen otras las vemos pero no nos queremos implicar !quien sabe!. Pero llega un momento en el que uno se para ,reposa y se da cuenta que se sube en el proximo tren o tal vez sea el último.
Nada en el próximo que llegue nos subimos.
Buen tema para meditar.
Un abrazo.

Romek Dubczek dijo...

ay, esas palabras me recuerdan tanto a mi biografía :(
un abrazo,

Romek

CAS dijo...

...todavía hay tiempo para subirse a algún tren, aunque no haya sido a aquel, aunque a veces he sabido que vuelve a pasar.

un fuerte abrazo, un disfrute leerte, hoy en particular.

Carlos Daniel dijo...

las oportunidades que pasan...
otro que guardaré!