miércoles, 11 de abril de 2012

Reflexiones de Néstor

No consigo recordar cómo pude llegar de la orilla hasta mar adentro.
!Ah... ya lo recuerdo¡
He muerto en el naufragio de tu barco de guerra traicionero y resucité al tercer día en el psiquiátrico. Absurdo invento.

9 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Néstor, te embarcaste con los argonautas, dicen que estuviste en Troya...Acuérdate, ingenuo admirable, desde cualquier playa se puede naufragar,mereció la pena embarcarse a pesar del tercer día, debemos correr el riego y luego que nos vengan con psiquiátricos y que nos quiten lo bailado.
Besos.

Neogeminis dijo...

Casi como acertijo se me presenta tu post, al que, por fortuna esclarece Natalia, tan ducha en cuestiones de mitologías y leyendas! jejeje
un abrazo.

enletrasarte(Omar) dijo...

todos resucitan al tercer día??
.
interesante entrada, sugiere más de lo que dice
saludos

Toni Barnils dijo...

Suerte la mía de ser un amante del mar desde la orilla.

un abrazo

Alfredo dijo...

De frágiles esquifes están los acantilados llenos. De vidas echas de mar y de arena y de sol y de tormenta.

Un abrazo!!

Delgado dijo...

Coincido con Omar en esta brevedad parece que hay más de lo que se puede leer de corrido, ¿resucitaste realmente?

Otros habrá que no encuentren más que abismos.

OceanoAzul.Sonhos dijo...

É preciso ressuscitar, de preferencia de corpo e alma sãos.

Abraço
cvb

Carlos Daniel Herrera Cardero dijo...

absurdo invento es el colofón perfecto de este verso!

la instantánea está es apacible.

Televisores dijo...

Valiosisimas palabras.