viernes, 5 de diciembre de 2008

"Añoranza"

" Fue a buscarla y ya no estaba..."
------
Con un grito poderoso
a todo viento presente,
liberó toda su mente,
hasta el sueño más hermoso.
Cómo el cisne en su agonía
soltó canto de esperanza,
se le escapó la añoranza:
¡Tanto era lo que perdía!
-----
¿Dónde estás cajita mía...?
------
Prisionera de mis males,
te cuidaba con esmero.
Era yo, prisionero;
de tu cárcel de zarzales.
Adornabas mi consuelo
llenándolo de rocío.
Ya todo quedó vacío.
Tú, has remontado el vuelo.
------
¿Dónde estás cajita mía...?

1 comentario:

Índigo dijo...

El rocío se reparte cada mañana entre el musgo, entre la hierba y las flores que tan bien retratas. Seguro que la añoranza ya te ha devuelto parte de ese rocío que tenías en esa cajita tuya. ¡Seguro!