martes, 9 de diciembre de 2008

"Elegía del lobo"

En la estepa solitaria,
El Lobo, aullaba su pena.
Dura, muy dura condena,
por anhelar una vida imaginaria.
Siempre buscando caminos,
en la inmensidad de la llanura.
No se le quita la amargura,
aunque conozca otros destinos.
Su corazón estepario,
rebosante de azucenas,
sufre callado sus penas,
guardando sus sueños como relicario.
Deambulando en su interior,
se da cuenta, que la vida pasa.
Pues cuando llega el viento que arrasa,
se lleva hasta lo anterior.
Es un ir y no llegar,
al camino deseado.
Al principio, con orillas de brocado.
Más tarde, motivo de mucho pesar.
Triste contempla la llanura,
con ojos de mil colores.
Aspirando infinidad de olores,
saboreando su frescura.
Extasiado, contempla a la violeta pura,
con sus colores tornasolados.
Se parecen a sus sueños deseados
pues le da colorido a la llanura.

2 comentarios:

Índigo dijo...

En la Sierra de la Culebra el lobo aún aúlla y olisquea la hierba.

Índigo dijo...

Me gustan los lobos.