miércoles, 21 de enero de 2009

" 97 "

Es un deseo tan osado,
igual a estrella rutilante y fugaz
en noche oscura.
Que deja a la razón triste
y llena de amargura,
por ser un deseo muy anhelado.
Se enternecen la lógica y la cordura,
ante la magnitud del deseo
ambicionado.
¡ Tanto tiempo encarcelado,
por presuponerle locura !
A raudales brota la ternura,
del corazón oprimido en el deseo.
¡ Qué todos miran como cuadro
de museo,
reconociendo su porte y hermosura !
Pero no le basta al corazón,
tantos reconocimientos y honores.
Y sólo pide clemencia a los dolores,
que le ocasiona la razón.
Le consuela y le mima la sinrazón,
que vuela su vida como bella mariposa,
la única capaz de hacer su vida hermosa,
y que acalla las voces de su corazón.

No hay comentarios: