miércoles, 21 de enero de 2009

" Monólogo "

Hay almas como mariposas voladoras:
con gran sentir y bellos colores.
Parecidas a los girasoles,
que al salir el sol, se vuelven soñadoras.
Sin darnos cuenta, a veces,
llegan cosas que nos arrebatan.
Más tarde, las castas ilusiones nos matan,
dejándonos la vida llena de reveses.
El vivir, no es cosa de un rato,
muchas veces, se transforma en noche oscura.
No hay azúcar, para tanta amargura
y el coste, no es tan barato.
Muchas almas, buscan sosiego
y alimento para sus mentes.
Y sin darse cuenta, como de repente,
se vuelven vinagre en el trasiego.
Un alma ilusa, se rebeló un día,
contra los fueros del vivir.
Fue mucho lo que quiso sentir,
y terminó con su vida en una entrevía.
Algunas, tejen sus sueños con seda pura,
en la gran tela de araña, que es la vida.
Más cuando alguno produce una herida,
ansían consuelo, para tanta amargura.

No hay comentarios: