martes, 19 de enero de 2010

"La poesía"


En ocasiones, raramente, solía encenderse el salón al atardecer, y el sonido del piano
llenaba la casa, acogiéndome cuando yo llegaba al pie de la escalera de mármol hueca y
resonante, mientras el resplandor vago de la luz que se deslizaba allá arriba en la
galería, me aparecía como un cuerpo impalpable, cálido y dorado, cuya alma fuese la música.
¿Era la música? ¿Era lo inusitado? Ambas sensaciones, la de la música y la de lo inusitado, se unían dejando en mí una huella que el tiempo no ha podido borrar. Entreví
entonces la existencia de una realidad diferente de la percibida a diario, y ya oscuramente sentía cómo no bastaba a esa realidad el ser diferente, sino que algo alado y divino debía acompañarla y aureolarla, tal el nimbo trémulo que rodea un punto luminoso.
Así,en el sueño inconsciente del alma infantil, apareció ya el poder mágico que consuela de la vida, y desde entonces así lo veo flotar ante mis ojos: tal aquel resplandor vago que yo veía dibujarse en la oscuridad, sacudiendo con su ala palpitante las notas cristalinas y puras de la melodía.

9 comentarios:

Maat dijo...

Hola Balamgo.

Tus letras han despertado recuerdos de mi infancia preciosos. Teníamos un vecino que era ciego. Y tocaba el piano como los ángeles. Recuerdo que a las primeras notas que le escuchábamos los crios de la escalera, nos apresurábamos a llegar hasta su lado para admirar como paseaba los dedos por su piano. Él nos esperaba y dejaba la puerta de su casa abierta. Yo no me cansaba de escucharle. Me parecían mágicos áquellos momentos. Y realmente, lo eran.

Gracias, Balamgo.Me llevaste hasta allí de nuevo.

Un abrazo.

Maat

Maat dijo...

Se me olvidó decirte lo principal. Que tu relato me ha encantado.

Otro abrazo.

Maat

Neogeminis dijo...

Quién dice que no pueda ser cierto!...si se mira con el corazón se puede ver mucho más de los que alcanzan a ver los ojos.


un abrazo!

mar dijo...

Hola Balamgo
Precioso relato
La verdad es que la música nos hace sentir bien en muchas ocasiones, pero cuando es un recuerdo perdido en la memoria nos acompaña para siempre
Un saludo de Mar

ADELFA MARTIN dijo...

Que lindura...me ha encantado tu escrito, realmente màgico...

abrazos

CAS dijo...

Tus palabras auroleadas han hecho de tu momento algo maravilloso. Al trasmitirlo tan nítidamente, también nosotros lo hemos podido vivir.
Un fuerte abrazo.

Mateo Bellido Rojas dijo...

Balamgo, efectivamente, la poesía es esa mágica pasión que nos consuela de la vida. Cada uno se inspira en algo, un atardecer, una melodía, un amor imposible...pero, creado el poema, es compartido el consuelo se extiende al lector,y ahí está la magia de a poesía.
Un abrazo.

Alma Impura dijo...

Dios... Eso realmente me envolvió en una atmósfera de Poesía. Lo que escribis es sumamente asombroso. No dejes de hacerlo nunca.
Te sigo, obvio.
Espero te pases.
Saludos.




Anima Impurus.

Alquimia dijo...

Hola! Muy buen escrito, sólo que hay algo que no cuadra en nada por aquí.. El título de La única certeza: Nada es cierto. Entonces eso mismo de Nada es cierto dice que ni éso es cierto...