miércoles, 2 de febrero de 2011

Lectura para un minuto.


"Ninguna persona puede ver y comprender en otros lo que ella misma no ha vivido".


"La verdad se vive, no se enseña".

16 comentarios:

Fibonacci dijo...

Por supuesto...eso no me cabe la menor duda, nadie puede vivir por mí y yo por ella...un saludo

San dijo...

Para sentir de verdad has de vivir, de otro modo solo es imaginar.
Un saludo afectuoso.

Lucas Fulgi dijo...

Yo creo que escuchando se aprende, ya que es una experiencia en sí.

rosa_desastre dijo...

Mi abuela me solia decir este refran: "Nadie escarmienta por boca ajena"... creo entender que es lo mismo, no?
Saludosssss

OZNA-OZNA dijo...

como decia mi abuela nadie escarmienta por cabeza ajena, y cuanta razón llevaba, un besin de esta asturiana

ADELFA MARTIN dijo...

Definitivamente, por eso lo del viejo refràn..."nadie escarmienta en cabeza ajena", si no, a estas alturas ya serìamos todos perfectos. Podemos recibir mil consejos, pero no lo entenderemos hasta que lo experimentemos.

mis saludos

Romek Dubczek dijo...

Esta es una enseñanza primordial. Las experiencias deben ser vividas, quien se las quiere ahorrar se queda sin aprender.
Un abrazo :)

J. G. dijo...

que simbólica la imagen al respecto

excelente

CAS dijo...

Hay que ponerse en los pies del otro. Quizá después le demos la mano porque lo comprendemos. Ahora que aprendamos
nosotros la
lección? Lamentablemente somos tan cabeza dura!!!!!
un fuerte abrazo

Alfredo dijo...

La foto de los zapatos y el texto me han recordado un viejo proverbio de los indios norteamericanos que decía algo así como que no puedes juzgar a nadie si no has caminado dos millas con sus zapatos.

Un abrazo!!

Verónica Marsá dijo...

Ni siquiera, aunque lo haya vivido, podrá ponerse en el lugar de otro... cada uno sufre su realidad vivida de una manera diferente.

Besito y feliz día. Traigo café.

MIS HISTORIAS dijo...

las experiencias las a de vivir uno mismo, se pueden escuchar consejos, pero las experiencias propias son las que enseñan. Un saludo

TORO SALVAJE dijo...

Efectivamente.

Para ponerse en la piel del otro se ha de haber pasado lo mismo que él.

Saludos.

CAS dijo...

....quien ha sufrido un poquito, quien ha temblado un poco por causa de algún dolor, por más pequeño que sea, si tiene sensibilidad, es capaz de entender al prójimo y servir de paño de lágrimas al menos... Por lo menos, yo me siento capaz de prestar mi hombro, oir y entender. Una abrazo

Elchiado dijo...

Hesse incontestable. Un abrazo Balamgo

L.N.J. dijo...

Lo mismo digo en mi poema "Prueba ser", un poema editado en una revista de "Proyecto hombre". Si deseas leerlo está en mi blog.

Saludos.