miércoles, 9 de febrero de 2011

Lecturas para un minuto III


Mi felicidad consistía en el mismo misterio que la felicidad de los sueños,consistía en la libertad de poder vivir al mismo tiempo todo lo imaginable,de intercambiar caprichosamente lo exterior y lo interior, de desplazar tiempo y espacio como bastidores de un teatro.

Para vivir la felicidad es necesario ante todo desligarse del tiempo y,con ello, tanto del temor como de la esperanza,pero la mayoría de los hombres pierden esa capacidad con los años.

7 comentarios:

Fibonacci dijo...

Bonitas frases para analizarla muy profundamente, aunque no estoy de acuerdo con ninguna de ellas, las dos tienen muchos matices...es facil construir frases que luego son dificiles por no imposibles llevarlas a la realidad donde vivimos...es cierto que la vida es un teatro y que todos somos autores...pero nada más que eso.un saludo

Romek Dubczek dijo...

oye, parece que estés describiendo la polonización ejjeje
un abrazo

Elchiado dijo...

Desligarse del tiempo, del temor y de la esperanza... pues sí...

yo tengo una piedra que puede hacer eso (aunque no estoy seguro del todo)

Un abrazo

Verónica Marsá dijo...

¿DESLIGARME DEL TEMOR? Ya me gustaría, pero en estos tiempos en que nada es seguro y yo que sufro por todo... no hay forma!

Como no abra una botellita de cava y me quede medio aturdida...

Besito, compañero!

Neogeminis dijo...

Entonces parecería ser casi imposible sentirse feliz!...dadas las circunstancias en que vivimos, dejar de lado el temor es muy difícil!
Un abrazo.

Mateo dijo...

Saludos, amigo.
Será por eso qué la felicidad apenas dura un segundo. Es Lo más que conseguimos dedligarnos del tiempo.
Un abrazo.

deletrasarte dijo...

tan extraña dama es la felicidad que a veces la propia es el dolor del prójimo...
inteligentes letras, amigo.
abrazo desde Uruguay