martes, 1 de marzo de 2011

"Inequívoco"


Le ordenaron subir un té a la habitación número siete. Mientras subía la escalera, se acordó de los comentarios que habían hecho por la mañana algunos compañeros.

Comentaban que la Dama que se alojaba en la habitación número siete, era muy extraña y que estaba loca. Rara vez salía de la habitación. También decían que en la habitación, sólo se oían voces y extraños ruidos.

Cuando llegó a la puerta, su respiración era entrecortada y su ánimo muy intranquilo, pensando en lo que podía encontrar allí. Temeroso, golpeó suavemente a la puerta. Desde su interior, una voz muy aterciopelada, le autorizó a entrar. Dentro de la habitación, la Dama le indicó que tenía que dejar la bandeja con el té, al lado de la máquina de escribir.

Ipso facto el camarero entendió el grado de locura de la Dama. Era una escritora.

11 comentarios:

Alfredo dijo...

Gente extremadamente peligrosa, esos escritores... :)

Un abrazo!!

San dijo...

Cuidado con estos "locos peligrosos" tienen el don de la palabra.
Un beso.

Sneyder dijo...

Debía de estar escribiendo novela negra y se rodeo de misterio…estos escritores a veces nos sorprenden con voz aterciopelada….

Un abrazo

ADELFA MARTIN dijo...

jajajajaja...y que solo publica enIinternet porque no hay quien compre sus novelas...uffff menuda loca!

exclente

abrazos

Any dijo...

Menos mal! Pensé que dirías que la dama era ... bloguera!

;)

L.N.J. dijo...

Muy-muy bueno.

Saludos.

CAS dijo...

...y seguro que se quedó y le pidió que le contara de qué escribía, porque yo lo haría. Admiro a esos locos!!!

(qué es de la vida de Greta?)

besos

Verónica Marsá dijo...

Muy bueno el final! Que no se preocupe el intruso camarero, tengo el remedio ideal contra ese tipo de peligros. Estudiar en España y convertirse en un analfabeto, así no le afectarán las letras y no le producirán urticaria cerebral... o ser más fuerte y dañino que ella, escribiendo más para hacerte inmune!!!

Besito.

Romek Dubczek dijo...

una escritora y con éxito, de lo contrario no se permitiría esos lujos. Peor es estar loco y no tener ni para una pensiòn jejje
un abrazo

Fibonacci dijo...

Me ha gustado y su final no me lo esperaba...un besote

Elchiado dijo...

Ja... estoy con Romek... esto podría tener segundas partes... y terceras...

Un abrazo