miércoles, 27 de abril de 2011

Los libros.


Al leer disfruto de un mundo infinito de sueños. Me siento el rey soñador.

Pero cuando no leo, lo pierdo todo, hasta la alegría. Me transformo en un

mendigo, que pide y busca denodadamente un sueño perdido.


13 comentarios:

Toni Barnils dijo...

Los libros son ilusiones cuando los compras, sueños cuando los lees y añoranzas cuando los terminas...

Carlos Daniel dijo...

este, personalmente, me ha llegado ;)
¿será porque últimamente estoy hecho un lector?

saludos y gracias por las visitas a C · dh · C

Romek Dubczek dijo...

Le lectura es un buen combustible.
Balamgo, gracias por tu comentario en mi entrada. Voy a borrarlo porque ya me han dejado los primeros comentarios desagradables y no quiero entrar en polémica.
Quise avisarte porque también se borrará tu comentario y quise darte las gracias.
un abrazo,

Romek

Fibonacci dijo...

Pero tambien es bien cierto, como decía Pio Baroja:Cuando se hace uno viejo le gusta más releer que leer...un saludo, me ha gustado muchisimo.

Verónica Marsá dijo...

Pues eso digo yo cada día, no me puedo dormir si no tengo una buena lectura esperándome. Hace tiempo gastaba más en libros que en comida pero, cada vez, cuando más selecto te haces con las lecturas, menos hay que leer o casi nada, difícil encontrar estímulo real y novedoso.

Un abrazo.

deletrasarte dijo...

Eso es!!
Una verdad que es más verdad cuando lo dices.
A veces, desprovisto de lectura, miro el aletear del roble cuando pasa la brisa, observo el mar ansioso de playa, veo el horizonte soñando despierto con algo que me haga sonreir.
Gracias por pasar delicadamente por las fibras de las sensaciones.
Un abrazo uruguayo

ADELFA MARTIN dijo...

¡que hermoso! creo que los que amamos los libros, y hemos vivido esas emociones, podemos sentirnos
perfectamente identificados con tus palabras

saludos cordiales

Elchiado dijo...

No me centro para leer. Me estoy perdiendo mucho. Lo sé. Pero no me centro.

Mateo dijo...

Saludos, Balamgo...
A los que nos gusta leer cualquier momento es bueno y el lugar también para una dosis de de sueños ajenos donde depositar los nuestros.
Un abrazo

Anita Dinamita dijo...

Lo malo es cuando el libro que leo no me llama tanto... y dejo de ser una avezada lectora.
Saludos desde La Palma

Sucede dijo...

Me pasa lo mismo Balamgo!
Tu forma de expresarlo muy especial!
Un abrazo!!

CAS dijo...

Por lo que dices y estoy de acuerdo, cada día me es imprescindible encontrar el tiempo, el espacio para la lectura, porque es tanto lo que distrae nuestro tiempo...y es una verdadera pena lo que nos perdemos.
Un fuerte abrazo, amigo Balango.

Elly dijo...

¡Que no nos lo arrebaten nunca!