domingo, 24 de julio de 2011

Gato



Era música para soñar,
De notas muy melodiosas.
El alma, se volvía hermosa,
Y los pensamientos quieren volar.

Las notas fluían contentas,
Como vuelos de mariposas.
Se hacían las miradas hermosas,
Con la intensidad de la menta.

De par en par, abre su puerta:
Otra nueva primavera.
Un hermoso gato, desde la gatera,
Dejaba salir su mirada entreabierta.

Era un gato muy zalamero,
De estilizada figura.
Con ojos de mucha frescura
Y de ánimo verbenero.

Un gato muy ilustrado
Y con mucha sabiduría.
Que su corazón compartía,
Como si fuese un gran hado.

De los gatos: El señor.
De natural elegancia,
Aderezada con soberbia prestancia;
Caminaba por la vida como un Lord.

9 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

gracias sensible poeta por hacernos participes de tan bellas letras, un besin de esta amiga.

San dijo...

Elegancia gatuna, una animal mimoso, me gustó este homenaje.
Un abrazo.

Neogeminis dijo...

Quizás sean los gatos los animales que nos inspiran las sensaciones más enigmáticas. Elegancia y magia, misterio sugestivo.

Un abrazo.

Alfredo dijo...

Letras que se deslizan sobre el papel con felina elegancia, guardianas, como los gatos, de los secretos de humanos impacientes.

Un abrazo!!

ludobit dijo...

amo a los perros pero has hecho que por unos minutos me gusten mas los gatos. saludos.
p.d: te invito a visitar mi blog

Maat dijo...

Pues me uno a tu pequeño homenaje a ese pequeño ser que te ha dejado un recuerdo tan grande y hermoso.

Me ha encantado esa descripción de: "ánimo verbenero".

Un abrazo.

Maat

Natàlia Tàrraco dijo...

Aquella elegancia felina, suave, de terciopelo y misterio, independiente y zalamera, como sensual.

"Tenemos gatos porque ansiamos acariciar tigres" V.Hugo
"El gato rubrica todos sus pensamientos con la cola" R. Gómez de la Serna
"Prefiero los gatos a los perros, porque no hay gatos policía" Jean Cocteau

Balamgo, un dulce maullido de mi gata Muli.

Omar(enletrasarte) dijo...

Además de petitero el gatito, inteligente y sagaz...
Inteligentes y sagaces tus letras, querido amigo, un fuerte abrazo

Delgado dijo...

Leyéndote me imagino a todo un caballero del Siglo de Oro homenajeando a su gato.

De los gatos: El señor.
De natural elegancia,
Aderezada con soberbia prestancia;
Caminaba por la vida como un Lord.