sábado, 15 de octubre de 2011

Inocencia perdida


Todos los días, todas las mañanas, pasaba por la misma casa el repartidor de periódicos. Desde que entraba al jardín para dejar el periódico, era la primera vez que veía al niño; que con la mano y el dedo apuntándole en forma de pistola le hacía: - ¡ Pum, pum, pum! Simulando disparos contra él. Eso continuó así mientras iba por allí cada mañana.

Un día, el repartidor, pensó y se dijo: "Hoy le voy a seguir el juego, porque ya me tiene cansado, de que todos los días me dispare. Aunque sea de mentiras".

Al llegar al día siguiente por la mañana entró en el jardín como siempre y, observó que el niño estaba en el techo. El repartidor le apuntó con la mano y el dedo formando la pistola y le dijo: - ¡ Pum, pum, pum y pum ! El niño cayó desde el techo hacia el suelo, el repartidor asustado corrió hacia él y le preguntó: "Niño, niño; ¿ te has hecho daño, estás bien...?

El niño le respondió un poco aturdido: " Yo nunca lo hice a propósito, ni te tiré a matar ".

10 comentarios:

Delgado dijo...

Interesante, da qué reflexionar, y me parece que esta historia es de las que tienen muchas interpretaciones.

Pum, pum alguien me reta,
Pum, Pum disparo al poeta,
pum, pum maldita la treta,
Pum, pum se enfría su jeta.

Un saludo Balamgo

Maat dijo...

Vaya ocurrencia de niño esperar al cartero subido en el techo. ¡Cosas de niños!

Fue entretenido leerte, Balamgo.

Un abrazo.

Maat

aina dijo...

Qué imaginación la del niño.

Omar(enletrasarte//masletrasarte) dijo...

Cuando cayó del techo, me asusté, suerte que solo quedó aturdido.
Los niños fantasean, a milímetros de la realidad.
muy bueno, un abrazo

Alfredo dijo...

Las fantasías infantiles tienen una profundidad que los adultos, lamentablemente, ya hemos olvidado.

Un abrazo!!

Neogeminis dijo...

jejejee...por suerte aún preservó su inocencia y fantasía!

Un abarzo

Carlos Daniel dijo...

es un autentico lujo tener estas lecturas antes de ir a descansar!

un saludo amigo

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Por vezes temos que entrar nas fantasias das crianças para os conseguir compreender.
Excelente!

um abraço
oa.s

Leo dijo...

Está muy bien, esta historieta, da para mucho debate.
Saludos afectuosos.
Leonor.

Verónica Marsá dijo...

Muy bueno! Yo no quería, sólo jugaba... Pero en manos de los adultos, la fantasía y el juego toman otras dimensiones ya no tan inocentes.

Un abrazo. Menos mal que todo quedó en un par de chichones.