jueves, 3 de mayo de 2012

"VIGILANTES"


ü Se entrenaban para estar muertos porque era parte esencial de su trabajo. Trabajadores de las desgracias ajenas. Insensibles  e inmunes de las penas y avatares de los otros. Constantemente atentos al sonido de los llamadores que les notifican nuevas muertes. Vigías permanentes, guardianes insobornables de últimas voluntades. Eternamente  los primeros en llegar cuando la vida se acaba. Ángeles recogedores de almas, es qué nunca descansáis... 

10 comentarios:

Fibonacci dijo...

Ten presente que nunca descansan ni descansaran...ahí están, vigilando, acechando para quién se mueva en la foto...un saludo

censurasigloXXI dijo...

Pues no sé qué decirte, déjales ahí, para el que crea serán un buena compañía de viaje, al menos no irán solos; y para los que no, los que no tenemos alma... ya pensaremos qué hacer cuando llegue el momento.

Un beso y un café, compañero.

Elly dijo...

Ya se cansarán de mirar tanta pasividad. Demosles tiempo.

Un saludo ;)

Any dijo...

Bueno, en semejante situación ... no estaría mal que viniera a buscarte un personaje de estos. Aunque claro, la idea de por sí es difícil de asimilar. Yo propondría ir pensando en que decirles para que me dejen un ratito mas por aqui ...
=)

un abrazo

Delgado dijo...

Periodistas de sucesos muy comprometidos con su causa.

Natàlia Tàrraco dijo...

Desengáñate, nunca descansan los muertos vivientes.
Se nos inocula pesimismo programado hasta el tuétano para su beneficio y les resulta, un OK comprobado. Pero nosotros resistimos (?), es lo que hay, lo tomas o lo dejas.
Nunca descansan...¿¿y quién descansa con una amenaza de embargo sobre su cabeza??? Ni hablar del periodismo basura, noooo, que me da asco y vomito recién cenada.
!Salve! y besitos muchos, algo meditabundos, conste, y te alabo por hacerme caer otra vez en la misma piedra, cosa que nunca sobra.

Neogeminis dijo...

Si su función es para acompañar a las almas hacia el descanso, les agradezco el esfuerzo y la dedicación. Ojalá tengan alas resistentes.

Un abrazo!

Alfredo dijo...

Me acaba de venir a la cabeza ese sketch de El sentido de la vida, de los Monthy Pyton cuando están unos amigos cenando tranquilamente en su casa un día por la noche y pasa a visitarlos el "señor Muerte", en lo que es, al menos para mí, uno de los momentos más divertidos de la película. Y es que lo inevitable hay que afrontarlo de alguna manera en la medida de lo posible positiva.

Un abrazo!!

enletrasarte, Omar dijo...

un oficio que da tristeza,
saludos para vos

Carlos Daniel Herrera Cardero dijo...

este es perfecto.