lunes, 31 de mayo de 2010

"La mar"



" La mar "

Sedienta estaba la mar,
con sus olas tan inmensas
y sus ganas tan intensas,
de recuperar la pleamar.
La tempestad no rugía,
los vientos ya se pararon.
Las ilusiones volaron,
cesaba la gran porfía.
Muchos cantos de sirena,
a sus oídos llegaron.
En reliquias se tornaron,
al llegar la paz serena.
El icono idolatrado,
con realidad es bajado.
Ya nunca será adorado,
el tiempo lo ha denostado.
De sus aguas impetuosas,
antes de color muy claro.
Se guarda como el avaro,
el porqué de tantas cosas.
Nadie lo puede predecir,
lo que la vida depara.
Es la vida como vara,
quien se atreve a medir.
Se enfadó con el destino,
por sentirse como un juego.
Reconociéndolo luego,
que todos tienen su sino.
Y no puede saber la mar,
que le espera en su destino.
Si fomenta con su sino,
las causas de su hondo pesar.

martes, 25 de mayo de 2010

"La pesadilla"

"El grito"
"Munch"

Llevaba durmiendo unas horas, cuando abrió los ojos. Se quedó perplejo y sorprendido. En su habitación, alrededor de su cama, se movía gente. Había un hombre y dos mujeres. Una de ellas era su mujer. La miró fijamente a los ojos, a ver si percibía algo extraño en su mirada, pero no encontró nada. No vislumbró ningún atisbo de que algo fuera mal. No hubo respuesta. Le daba la impresión, que no lo había visto, como si no estuviese en la habitación.
Se percató que alguien le auscultaba, también le miraba las pupilas y le tomaba el pulso. Era el hombre que se encontraba en su habitación, parecía un médico. Observó que con la cabeza hacía un movimiento negativo, y se lo dirigía a su mujer.
No acertaba a comprender lo que ocurría, sólo quería que lo dejasen tranquilo, y poder tener un poquito de intimidad. No entendía porqué había gente extraña en su habitación.
Pensó que lo mejor que podía hacer es serenarse, y estudiar la situación en que se hallaba inmerso. En principio, averiguar que sucedía y, por qué, él estaba implicado. Qué papel tenía su mujer en toda esta maraña.
Le vino a la mente, que en un caso así, lo mejor era preguntar lisa y llanamente, qué pasaba. Y así lo hizo:
- Me puede explicar alguno de ustedes, qué ocurre, qué está pasando aquí.
- Nadie dijo nada.- No hubo respuesta.
Los de la habitación proseguían con lo que estaban haciendo. El que parecía el médico, sacó de su maletín un impreso y empezó concienzudamente a rellenarlo. La acompañante recogía todos los útiles que habían utilizado, de una manera muy eficiente y profesional. Habían terminado su trabajo y sólo restaba marcharse.
Contempló la reacción de su mujer, para ver que sentimientos denotaba. Comprobó que parecía aliviada y creyó percibir una sonrisa picaresca. Seguía sin comprender nada. Inmóvil, con los ojos abiertos, no podía entender que ocurría.
Se sobresaltó considerablemente, pues cuando iban a salir de la habitación, le taparon la cara con la sábana. Ahora comprendía lo que sucedía. Estaba muerto. La escena que había presenciado no hacía mucho, eran el médico y su enfermera certificando su defunción.
Un conato de claridad le llegó a su cabeza y se preguntó:
- Cómo es posible que si estoy muerto, pueda contemplar lo que me está ocurriendo.- Agregó con sorna.
- Acto seguido, se dijo: los muertos, muertos están. Yo conservo cualidades que poseen los vivos, no los muertos. Yo discurro, veo y analizo la tesitura en que estoy envuelto. También conservo el oído. Ahora mismo, estoy escuchando un ring, ring, ring...
Se dio la vuelta y miró sobre su lado derecho, era el despertador que sonaba. Eran las seis de la mañana.
- ¡ Dios bendito !
- Son las seis. Tengo que levantarme.

viernes, 21 de mayo de 2010

Soneto - 7

Diem



Soneto - 7 "

¿ Por qué... cuando vienen las ilusiones
espigas de trigo verde parecen ?
Y cuando maduran, desaparecen,
invadiendo al ser las desiluciones.
Muchas son como las duras prisiones,
pero que a las almas no fortalecen.
Aunque con el tiempo todas fenecen,
dejando marcas en los corazones.
Como hojas de árboles en otoño
con la suave brisa, se caen heridas;
no pudiendo ser más, fresco retoño.
Ramas tristes, sin savia, escondidas;
del errante y solitario madroño,
que llora sus ilusiones perdidas.

lunes, 17 de mayo de 2010

"No tiene nombre"

DieM


" No tiene nombre "

Hubo un día...
Que quise contarle al viento,
las zozobras de mis adentros.
¡ Pero no me escuchó !
Le llegaban de todos los lados,
miles de lamentos.
Agotado y cansado, el viento,
se inmunizó al ajeno sufrimiento.
Llegó a mí, la brisa fresca,
impregnada de olores de mar.
Le pedí consuelo.
Pero se fue como había llegado,
rauda con su perfume marino.
Miré al cielo silencioso.
¡ Dios mío !
Había una nube dormida.
Esperé cauto y sigiloso a que despertara,
para ver si me ayudaba en mi herida.
En la espera,
llegó un susurro y lo pude oír.
Era el sonido de la voz perdida;
la voz que no tiene nombre,
la de palabra clara y concisa,
la que me negaba tres veces.
¡ No puede ser !
¡ No te podrá ayudar !
¡ No ves que es una nube vacía !
La sombra caminó perdida,
erguida y majestuosa.
Al frente,
la mirada hermosa,
rebosante de ternura.
Con tristeza de muchos espejos y
cara de una gran pena,
parecía cumplir condena,
por un delito cometido.
Tan poco tiempo vivido,
y que se le escapó por los dedos, como la avena.

martes, 11 de mayo de 2010

"La elegía del guerrero"



" La elegía del guerrero"


El guerrero salió de su campamento,
aún convaleciente de su herida.
Con el alma libre, sin brida,
bajaba la llanura a sotavento.
Era la mañana, de nueva primavera.
El guerrero arropado con sus pensamientos,
con paso firme y altivez al viento;
se encontró de frente con la quimera.
El lacerante pasado,
travestido de un momento de presente,
no quiere darle sosiego a la mente,
sino refrescar lo que ya está ajado.
Con mirada transparente,
reflejo de su alma enternecida,
soporta la cruel embestida,
del amago pasado - presente.
Con quijotesca figura,
por lo sufrido en combate.
A su corazón nadie lo abate,
ni tan siquiera la llanura.
Como el caudaloso torrente,
con aguas de muchos ríos.
Quiere sólo llenar cauces vacíos
y vivir el puro presente.
Y a la vida puñetera
sólo le pide una cosa;
que sea un poquito sabrosa
y no le de más quimera.
Exijo a la vida y lo quiero
por el duro combate vivido,
no volver a la batalla de lo sufrido,
por mi honestidad de guerrero.

domingo, 9 de mayo de 2010

"Una nana"


" Una nana "

Oír una nana de dulzura,
quiere mi corazón.
Que sea como un eslabón
y encadene mi ternura.
Con palabras de Neruda,
palabras; sólo de amor.
De olor igual a la flor
y sensibilidad, de Cernuda.
Con música de Turina,
de sones muy melodiosos.
Y acordes grandiosos,
igual a piruetas de bailarina.
¡ Qué duerma a los sentidos,
dándoles sueños de mil colores !
Para que no haya dolores,
y los malos recuerdos, caigan vencidos.
Lo sé, es mucho pedir.
Desear, lo que no se puede.
Pero por ver si sucede,
se ilusiona hasta el sentir.

jueves, 6 de mayo de 2010

"Monólogo"


Diem

" Monólogo "

Hay almas como mariposas voladoras:
con gran sentir y bellos colores.
Parecidas a los girasoles,
que al salir el sol, se vuelven soñadoras.
Sin darnos cuenta, a veces,
llegan cosas que nos arrebatan.
Más tarde, las castas ilusiones nos matan,
dejándonos la vida llena de reveses.
El vivir, no es cosa de un rato,
muchas veces, se transforma en noche oscura.
No hay azúcar, para tanta amargura
y el coste, no es tan barato.
Muchas almas, buscan sosiego
y alimento para sus mentes.
Y sin darse cuenta, como de repente,
se vuelven vinagre en el trasiego.
Un alma ilusa, se rebeló un día,
contra los fueros del vivir.
Fue mucho lo que quiso sentir,
y terminó con su vida en una entrevía.
Algunas, tejen sus sueños con seda pura,
en la gran tela de araña, que es la vida.
Más cuando alguno produce una herida,
ansían consuelo, para tanta amargura.

martes, 4 de mayo de 2010

"Búho"




" Búho "

En la rama del olivo
con su plumaje más denso,
el Búho, buscaba olvido,
a su corazón inmenso.
Sin brillo estaba la noche,
sólo de luto vestida;
ninguna estrella de broche
y sólo el alma sentida.
Silencio sólo se escucha
en el duelo por el lamento.
Siendo la tristeza mucha
por ser tan duro el tormento.
A lo lejos, fuerte clamor.
¡ Es el viento enamorado !
Él, ya pasó por el dolor,
de sentirse desolado.
Todo el bosque se lamenta,
ha perdido los olores.
Enclaustrada la tormenta,
no quieren salir las flores.
Se ha perdido la cordura,
por la pena que ha llegado.
Se ha marchado la frescura,
el tiempo ya no es alado.
Para cosas que perduran
las lechuzas, los mochuelos,
las corujas; se conjuran
con el baile de sus vuelos.
Es para los pensamientos
arropados de agonía,
para los duros tormentos
y retorne la alegría.

sábado, 1 de mayo de 2010

"Soñador"



El soñador impenitente
de nube tiene un escudo,
sonrisas es su saludo
y mira siempre de frente.
Busca caminos,
en la inmensidad de la llanura,
cabalgando en su ternura,
trata de huir del destino.
Con sueños alivia la vida,
siempre dura y muy esquiva.
Y con mirada furtiva,
escruta alguna salida.
Es concierto inacabado,
sin música de violines.
Busca para su vida otros fines,
que no sean los sueños alados.
Es almendro muy frondoso:
oloroso y muy florido.
Atesora lo vivido,
aunque no sea siempre hermoso.
Caminando hace la vida,
como fruta que madura.
Cosas pierde y otras perduran,
es la ley, que rige la vida.