Entradas

Mostrando entradas de abril, 2009

"El caballo"

Miraba y nada veía al desolado paisaje, algo movió el ramaje; ¿sería la fantasía? Con la silueta calada del color de las estrellas, eclipsas a las más bellas; queda la noche apagada. ¡Qué bonito eres caballo! Con tu radiante presencia que le quitaste a la luna, disipas hasta la bruma; de mis dudas de tu esencia. Cierto viso de amargura denotas en tu mirada, porque tu alma tan alada la sujeta la cordura. ¡Qué bonito eres caballo! Como caballo llegaste al mundo de los humanos, buscabas amigas manos y sin ellas te marchaste. Toda la vida esperando para cruzar la frontera, se pasó pronto la espera pero regresaste llorando. ¡Qué bonito era el caballo!

"MONTAÑAS ANAGA"

Imagen
"http://www.anaga.net" Las Montañas Anaga forman una extensa zona protegida de alto valor ecológico. Estas maravillosas montañas tienen una amplia riqueza botánica, y son una muestra muy representativa de todo el archipiélago. Por estas montañas encontrará lugares de interés natural y excelentes paisajes, como Roques de Anaga , reformadas por la erosión donde uno puede ver muchos restos arqueológicos. Una excursión espectacular lleva al "Barranco de Las Huertas" y cruza las montañas de Anaga , ofreciendo una buena oportunidad de disfrutar de sorprendentes y preciosas vistas de los acantilados de la costa norte. A pesar de su gran belleza, las panorámicas Montañas de Anaga están poco exploradas y los pequeños pueblos escondidos de la carretera principal ofrecen un genuino "Rincón de Tenerife ". En estos pueblos uno puede todavía encontrar a gente viviendo en cuevas adaptadas. Más información para gente interesada en el senderismo: http://www.anaga.

"SÁBADO DE MERCEDES" "Lo apetecible de un plátano"

El árbol de Ardilla Roja En el supermercado, el carro de la compra empujado por dos manos firmes enfilaba el pasillo con determinación. La persona que lo guiaba sabía lo que buscaba, lo tenía muy claro, sus deseos no eran ambiguos; iba a comprar fruta. Le apetecía comer fruta, por tanto se dirigía al expositor de la fruta. Al llegar a él, se paró y con mirada escrutadora e intensa, hizo un primer análisis de lo que veía: toda la fruta estaba muy apetecible. Pero su mirada se detuvo en lo que tenía en la mente: una hermosa manilla de plátanos. ¡Eran una maravilla de plátanos! Como los había imaginado: grandes, gordos y bien proporcionados. Se atrevió con las yemas de los dedos a tocar uno; lo encontró duro y consistente. Aún no estaban maduros, pero se conservarían mejor. No le gustaban los plátanos fofos. Los prefería tal como estaban, duros y todavía verdes. Pasados unos días, estaran maduros. Leyó la pegatina que tenía pegada la manilla, se tranquilizó y relajó eran de Canarias

Un regalo para la vista: flores.

Imagen
"Claveles chinos" "Esterlicia" "Margarita, multicolor" "Flor del higo pico" "Buganvilla" "Claveles morunos" "Flor, la fruta de la pasión" "Aloe" "Aloe"

Ruta: "Montaña Tejina"

Imagen
"La flor del higo pico" "Higos tintos" "Horno" "Papas bonitas" "Rosa, asomate a la ventana" "Las rosas en la ventana" "Corregüela"

"Pinceladas de mi Isla"

Imagen
HOMENAJE AL SENDERISMO LO RARO ES BELLO HASTA EL CIELO GOTAS DE ROCÍO EMBRUJO TAJINASTE

"Un recuerdo imborrable"

Desde que te vi por primera vez, ya no he vuelto a ser el mismo. Me cambiaste la vida. Han pasado muchos años, pero te sigo recordando igual.¡Qué alegría y placer fue conocerte!Al rememorar y echar la vista atrás, aún me llega la memorable sensación que tuve al verte; todavía hoy me inundan oleadas de placer.¡Qué gratamente olías! Pero lo mejor que tenías, sin duda ninguna, era tu sabor y magnifica textura. Recuerdo con gran placer, que mientras estabas en reposo, me atrevía furtivamente a tocarte sutilmente. Para después chuparme con fruición la punta del dedo, oliéndome a vainilla. Impresionado sigo y todavía me dura la impresión que me causaste al verte en tu esplendor, cuando metí la cuchara parecía una erupción volcánica derramándote por todos los lados.Tal era el frenesí de ríos de caramelo que arrastraban los trocitos de galleta, que conformaba la irresistible natilla que preparaba mi abuela.

"Hipótesis Fantásticas" - "SÁBADO LITERARIO"

"Don Nicanor" Desconocía el interés morboso que le producía leer las esquelas del periódico, no sabía de dónde procedía tal manía y porqué lo hacía; pero diariamente las leía detenidamente una a una. Como hacía cada día, empezó el ritual abriendo la página de necrológicas. Segundos después, revisaba de arriba abajo todas las que había, deteniéndose en seco en una de ellas. Nuevamente la volvió a leer, para comprobar si se había equivocado por hacerlo tan deprisa. Comprobó que todo lo que había leído anteriormente era casi correcto, sólo la fecha no coincidía. La esquela que había leído y revisado hacía unos segundos, era un recordatorio de una persona que había muerto cincuenta años atrás. Se quedó perplejo, no daba crédito a lo que estaba leyendo; leía la noticia de su propia muerte. No lo entendía y no lo asimilaba bien, sería una broma macabra de alquien que lo conocía demasiado bien. Cuando salió del baile, ya bien entrada la noche, oyó que alguien se lamentaba y pedí

" Nelly"

Imagen
Me llamo Nelly. Soy una perra adoptada. Antes de llegar a esta situación, mi vida era muy complicada. El no sentirse querida, rechazada y marginada; no es plato de buen gusto para nadie, por muy fuerte que una sea. El no tener hogar es muy triste. Se agrava cuando el refugio que compartes con otros, pesa una orden para desahuciarlo y, de la noche a la mañana, puedes verte nuevamente en la calle. Eso es muy duro. Dicen que la vida suele dar más de una oportunidad, probablemente a mí me la haya dado. He tenido la gran fortuna de encontrar una nueva familia, donde me encuentro muy a gusto. Me siento querida, creo que me aceptan sin reservas, lo presiento y me da mucha tranquilidad. Procuro adaptarme lo mejor posible a mi nuevo hogar. Tratando en lo posible, de no disgustar más de la cuenta a mis dueños sin tener que renunciar a ser yo. Recuerdo que al principio, mi dueño era bastante reticente y no muy predispuesto a que yo formase parte de su familia. Cuando me enteré del motivo